VOLCAN TROMEN (4.114 MSNM)
14 - 15 - 16 De Octubre de 2006

El Sábado 14 a eso de las 6 AM empezamos a juntarnos en Neuquén, para levantar al último expedicionario en la planta de Agua Pesada de Arroyito. De ahí, Plaza Huincul, Cutral Co (las infaltables facturas de Crocantes), Zapala, Las Lajas, Chos Malal y la Base del Centro de Ski Cerro Wayle(>1>).


Una vez ahí, el momento de tomar decisiones había llegado. Como era la primera vez que estaba en ese lugar, los experimentados tuvieron que explicarme donde estaba el Tromen, la tormenta lo tapaba por completo(>2>) y el viento hacía pensar que la cumbre tendría que ser otra vez. Después de algunas deliberaciones y de almorzar para hacer tiempo, el plan quedó delineado. Armamos las mochilas y vamos para arriba viendo como sigue el clima y si podemos ir bien alto vamos, sino; armamos campamento en un lugar bien reparado. La idea principal era no quedar ni tan lejos como para que fuera difícil regresar al Refugio si el clima empeoraba, ni tan abajo que nos impidiera intentar la cumbre el Domingo si el clima mejoraba


Saliendo del refugio del Cerro Wayle, bajamos a la izquierda para esquivar la laguna que se encuentra entre el Tromen y el Wayle (en el invierno se la cruza por arriba, pero a esta altura del año está completamente descongelada) y comenzamos a remontar el volcán pegados al escorial del centro por su lado izquierdo. Antes de salir acordamos con la gente del refugio una comunicación por radio a las 16, 18 y 20 hs para ir avisando como iba todo. El ascenso, en mi caso al menos, fue bastante placentero. Cuando el viento, el frío y la nevisca molestan, disfruto ir escondido dentro de la capucha, aislado del exterior pero espiando cada detalle del paisaje que visito. A las 16 y de acuerdo a lo pactado hablamos al refugio y la comunicación fue todo un éxito! (gracias a la radio de Adrián). Seguimos subiendo hasta que al salir del reparo que nos daba el escorial, el viento empezó a hacerse sentir y quedó claro que era el momento de buscar un lugar donde armar el campamento. Tras buscar unos metros más arriba y unos más al costado, Tatu encontró una zona baja detrás de unas piedras que parecía mejor que el resto. Llamé a los demás a la voz de "vengan que acá hay un lugar bárbaro!" pero los comentarios irónicos del resto no se hicieron esperar. Debí reconocer que "bárbaro" era un adjetivo demasiado generoso. En fin, había llegado el momento de armar las 2 carpas en condiciones un tanto adversas, el momento también de los grandes aprendizajes.


El clima parecía empeorar, apenas pudimos poner en pie la primer carpa avisamos al refugio que habíamos decidido parar y acampar para esperar que el clima mejore por la noche. En la misma comunicación nos avisaron que otro grupo de 8 personas había arrancado detrás nuestro y nos pidieron que de ser posible nos dieramos una mano entre nosotros.


Algunos problemitas de logística, hicieron que terminemos durmiendo 2 en una carpa que sólo entraba uno y 3 en una carpa para dos. Lo que habíamos pensado como una cena bien nutritiva con polenta y una rica salsa, terminó siendo: Unos jarros de sopa instantánea de espárragos "amuchados" en una sola carpita(>3>) (>4>) (>5>) (>6>) . Un rato más tarde nos guardamos en las bolsas para pasar la noche esperando que el Domingo mejorara algo para poder bajar sin mayores inconvenientes de nuevo al refugio (creo que algo parecido sentíamos todos)(>7>). Como lo que nos apasiona es la montaña, seguiremos por esta senda aún rechazando importantes propuestas económicas de grandes editoriales y productoras cinematográficas. Como decirlo? Con Victor en la carpita chiquita, podríamos haber filmado "Secretos de la Montaña 2" mientras que Tatu, Fer y Pablo; para poder dormir tuvieron que utilizar tantas nuevas técnicas y posiciones que bien podrían reescribir el Kamazutra.


La noche se hizo larga para los 5, pero contra todos los pronósticos y a pesar del viento, pudimos dormir algunas horitas. El Domingo por la mañana el Tatu dijo dos frases que hoy podemos decir, fueron claves para la movida. A la pregunta "que vamos a hacer?", cortito y al pie respondió: "vamos para arriba!". Momentos más tarde pidió: "hagamos una movida rápida con el desayuno, en media hora tenemos que estar caminando" y así fue!
Seguramente el hecho de haber hecho agua antes de irnos a dormir, echando mano a las poquitas esperanzas de que el clima mejorara, no hizo ganar algunos minutos valiosos.


Los primeros momentos del ataque a cumbre fueron bien alentadores y el ánimo del grupo era ideal. Avanzamos a buen ritmo y en un rato de trepada, con no demasiada pendiente, ya podíamos observar el cono de la cumbre mucho más cerca y el lugar del campamento ya había quedado bien abajo. Un rato más tarde la pendiente se acentúa y es necesario bajar el ritmo. La nieve blanda nos hizo ir cambiando la punta para que nadie se "queme" solo haciendo la huella para el resto. Seguimos subiendo prestando atención siempre a hidratarnos(>8>) bien y a comer algo ahora que estabamos todos Ok, ya que no sabemos como puede afectar a cada uno la altura, cerca de 4.000 msnm siempre algún síntoma hace aparecer.
Parte del ascenso lo compartimos con el grupo que nos habían avisado que subió detrás nuestro. Cerca del mediodía empezó a ser necesario el uso de lo grampones (al menos para quienes no teníamos botas rígidas) porque ya estabamos caminando inseguros y patinando bastante. Una vez colocados los grampones seguimos avanzando a buen ritmo y poniendo metas a la vista para los descansos y la hidratación. Llegamos en un punto a tener que decidir si avanzar por una canaleta angosta que era la continuación de la "pala de nieve" por donde veníamos subiendo (para terminar en un pequeño collado que sube hasta la cumbre) o girar a la derecha para esquivar una zona de piedra suelta y subirnos al cono y así faldearlo hasta la cumbre. "No hay nada que decidir" dijo Tatu, "vamos a la derecha que salimos directo a la cumbre", en otras condiciones hubiera despertado aplausos, gritos y papel picado pero ahora nadie estaba para despilfarrar energía en chistes. Seguimos ascendiendo esperando ver pronto la cumbre y que ésta nos renovara las energías.


Otra vez una frase mía (como antes había sido: "este lugar está BARBARO!!") iba a despertar los comentarios irónicos de la muchachada. Pero mucho más tarde, porque ahora no le sobraba nada a nadie para andar haciéndose el Capo Cómico. Ya la altura y el esfuerzo se hacía sentir y le pedí (por no decir supliqué) a Tatu: "20 pasos y paremos unos segundos a respirar, ese es el método!". Claro, ahora que leo mis palabras, hasta a mi me hacen reir. Pero ante iguales condiciones, seguiré defendiendo EL MÉTODO! (que por supuesto no es mío sino que lo tomé prestado). Seguíamos subiendo hasta escuchar el ya conocido "escuchenmé una cosita" de PP, como percibimos hacia donde iba la cosa, lo cortamos con poco amistosos "dejate de mariconear Pablo!"; "paramos todo lo que haga falta"; "ya estamos llegando"; "En 20 minutos estamos" y demás frases. "Yo conozco tus ´20 minutos´" le ladró Pissk a Tatu y seguimos subiendo.


Momentos más tarde, mientras seguíamos faldeando el cono, a nuestra derecha apareció unos de los chicos del otro grupo que se había cortado en la punta y más allá la cumbre. A pesar de tener la meta a la vista el método, a esta altura NUESTRO METODO! no cambió. 20 pacitos (quien dice 20 dice 30) y 10 segundos parados respirando bien hondo (quien dice 10 segundos dice 20!). Los corazones latían fuerte, se empezaba a sentir esa emoción tan particular que, al menos yo, solo sentí 3 o 4 veces en mi vida; una subidita más y CUMBRE CARAJO!!!!!(>9>)


Abrazos, felicitaciones, agradecimientos y disfrute del paisaje que sólo desde ese el lugar puede verse. Unicamente el Domuyo a algunos kilómetros se anima a desafiar al que por un ratito era nuestro cerro. Un cerro más! (o resumiendo.... 1 /\ +). Las fotos de rutina, algunos llamados para saludar madres en su día, aprovechando la señal de celular y comenzamos a bajar sin ganas. Como pocas veces pasa en las cumbres, la temperatura era agradable, casi no había viento y el día despejado permitía llenarse los sentidos a 360°.
Pero una cosa era segura, si no bajamos pronto estábamos condenados a otra noche de Kamazutra y "Secretos de la Montaña". Ahora el plan era no demorarse para poder levantar el campamento y seguir bajando hasta el refugio para poder disfrutar cómodos de lo que acababamos de conseguir.


Bajamos rápido unos cuantos metros y paramos a hacer un almuerzo livianito con un poco de pan y queso. Fue tan seco el almuerzo que casi tenemos que ayudarnos con patadas en el pecho entre nosotros para poder bajar los sanguchitos. Gracias a Dios quedaba un poco de agua y un termo de café calentito para "superar la prueba".
Ahora a seguir, Tatu y Fer que bajaban más rápido decidieron adelantarse para apurar el desarme del campo base; mientras que Pablo, Victor y yo ibamos a seguir la huella que ellos dejaban y a tratar de no enterrar la cabeza en la nieve producto de algún porrazo algo descontrolado. La bajada fue rápida. Mientras terminábamos de desarmar todo y de llenar las mochilas tomamos algo más de agua, una sopa (ahora de arvejas) y a seguir (con el sueño intacto del cálido y placentero refugio). Eran apenas las 18:30 y sabíamos que teníamos luz hasta algo más de las 20:30 hs.
No queda mucho más por contar, sólo que el camino al refugio se nos hizo mucho más largo de lo que parecía, que el cansancio ya amenzaba con hacer pelota el buen humor del grupo, pero nos alentabamos mirando para atrás y viendo donde estabamos a las 8 de la mañana, hasta donde llegamos a las 14:20 y todo lo que habíamos bajado siendo las 8 de la noche. También nos dimos cuenta que lo que parecía todo bajada para esa tarde no lo era. Una vez que se llega a la laguna, el camino vuelve a ser para arriba donde se empieza a remontar la pendiente del cerro Wayle(>10>). La llegada fue casi sin Luz y la atención de los chicos del centro de ski siguió siendo excelente. Cervezas, picadita, vino, guiso de fideos, una película bien yankilandia en DVD(>11>) y......Los colchones! otra vez el orden volvió al grupo. No más roces en la carpa donde cada media que hay que ponerse termina en una apretado abrazo con el desprevenido compañero (a esta altura ya estoy extrañando un poquito a Victor!).


El Lunes por la mañana, temprano arriba. Desayuno violento (el cuerpo pedía de todo) con la sensación del deber cumplido. Disfrutamos un rato más de la vista del Tromen(>12>). Cambiamos una rueda pinchada de uno de los autos. y otra vez...... Base del Centro de Ski Cerro Wayle, Chos Malal, Las Lajas, Zapala, Cutral Co, Plaza Huincul, Arroyito, Senillosa, Plottier, Neuquén (contentos por un cerro más, pero además.... con ganas de un cerro más!).


                                                                                                                                                             HC