TRES CINCOMILES EN LA CORDILLERA BLANCA PERUANA


Los Origenes:

Todo empezó hace tiempo atrás aunque la campana de largada y el sentir que esta experiencia tan esperada se ponía en marcha, fue el viernes 22 a las 21:00 hs. Desde Neuquén en el Vía Bariloche (por $160) nos desplazamos hasta capital Federal......


Un chiste por mail dio origen a todo. De un tiempo a esta parte el grupo se toma en broma los temas más variados, pero hay cosas con las que no se jode con esta gente.


"Gente les reenvío un archivo para que miren y mediten, lo pensaba poner como alternativa para alguna de las próximas movidas. PD: yo siempre las busco difíciles." dijo el gallego en un mail (allá por el 21 de Noviembre de 2006) en tono de chiste y enviaba adjunta una presentación de diapositivas (powerpoint) donde había fotos y alguna data del Parque Nacional Huascarán y el callejón de Huaylas en Perú. Hablaba de las lagunas del parque, los glaciares, los seismiles y se centraba en la cordillera blanca y la cordillera negra Peruanas que corren paralelas y forman entre ellas el callejón de Huaylas, con Huaraz como ciudad más importante y epicentro del montañismo en Perú y con otras tantas poblaciones más pequeñas pero quizá más hermosas que la primera.


De rebote vio el mail Noemí y le comenta a Guille: "estaría bueno ir ahí. no?". Sin animó de ponerme reiterativo, me veo obligado a decir nuevamente que con algunas cosas no se jode. A la próxima salida a correr Guille ya nos comentó que sería un buen plan a mediano plazo y que como era algo para organizar con las mujeres que se quisieran prender, podíamos llegar a armar un grupo lindo. Todo se fue sucediendo de forma tal que el proyecto empezó a tomar forma, algunas semanas todo se hacía lerdo y otras avanzábamos a pie firme de cara a la movida Peruana. Era la primera experiencia internacional del grupo (excluyendo algún cruce a Chile, claro). Primero definimos la fecha, luego compramos los pasajes, luego buscamos y comenzamos las comunicaciones (vía MSN con Guille a cargo del asunto) con nuestro contacto Peruano, y a partir de ahí decidir que y como hacerlo.


Con las primeras ofertas en mano, Toni era el paso que seguía. Estuvo muchas veces allá y siempre acude gustoso a charlar del tema, lo cual lo convierte en alguien muy valioso como para desaprovecharlo. Nos juntamos y como nuestra idea fue siempre el trekking porque las montañas se presentaban ante nosotros como "demasiado peludas" arrancamos por ahí. En décimas de segundo ya nos había armado el itinerario para recorrer durante varios días las quebradas de Ishinca y Cojup. pero..."Con lo que a Uds. les gusta la montaña, tienen que aprovechar y hacer algún ascenso" dijo, y el plan ya no volvería a ser el mismo. De ahí en más las modificaciones iban a ser muchas. Pero uno o dos cerros teníamos que intentar.


"No saben lo que son esas montañas" dijo Toni. Y no! No sabíamos pero ahora queríamos verlo. El Urus y el Ishinca se presentaron como las dos opciones para agregar al trekking, porque se adecuaban a nuestras condiciones físicas y técnicas y porque nos quedaban perfectas para la zona por donde pensábamos caminar.


En todo el tiempo que armábamos la expedición Peruana las movidas más cercanas no cesaban y así encaramos entre otras cosas el Domuyo. La cumbre no pudo ser y además de enseñanzas dejó algunos hitos en los currilums de algunos de los aventureros. La primera vez que Guille no podía hacer cumbre ahí luego de tres éxitos anteriores. El primer cerro que no le permite su cumbre dos veces seguidas a Fer. Pero sobre todo nos hizo ver que estábamos más flojitos de lo debido en algunas cuestiones como por ejemplo seguridad y progresión en hielo. Ahí volvimos a Toni para que nos capacite un poquito en el tema. Si bien aprendimos mucho (siempre pensando en los Glaciares de Perú) quedó mucho por aprender, pero seguro íbamos menos "crudos" que antes a la cordillera Blanca.


Y llegó el día. El 22 de Junio "zarpamos" de la terminal de Neuquén con destino a Capital Federal....

DIA 1 (23 de Junio de 2007):
Llegada en Cole desde Neuquén a Retiro, de ahí a Ezeiza y vuelo a Lima

A las 10:30 llegamos a Retiro y luego de dejar el equipaje en Tienda Leon y sacar los pasajes para ir más tarde hasta Ezeiza ($27 por persona el pasaje) nos fuimos a caminar un rato por calle Corrientes y sin dejar que se haga muy tarde despachamos 2 pizzas de las que siemrpe vale la pena probar en Bs As. Hasta ahí el grupo estaba conformado por 4 personas (Noemí, Guille, Lorenzo y yo) y esperábamos juntarnos con los 2 restantes (Fer y Pablo). Después de la pizza una caminatita corta por Florida (con pasadita por Galerías Pacifico, con el centro cultural Borges incluido) y después a dormir una siestita al sol en Plaza San Martin. De ahí a la hermosa confitería de la estación de trenes de Retiro donde nos "mandamos" la merienda (alfajor algunos y otros torta y café).


De ahí fuimos a encontrarnos con Fer en el local de Manuel Tienda Leon y en el servicio que ellos prestan hasta Ezeiza 17.30 hs salimos para algún minuto después de las 18 hs, llegar a destino. Mientras hacíamos el check-in en el mostrador de GOL y despachabamos el equipaje, se nos sumó Pablo.


A eso de las las 21:40 hs con algunos minutos de demora despegamos con destino a Santiago de Chile primero y luego a Lima llegando a las 3 am (hora peruana) a Lima. Dos horas menos que en Argentina.

DIA 2 (24 de Junio de 2007)
Llegada a Aeropuerto de Lima y de ahí a Huaraz en colectivo

Hicimos algo de tiempo y a eso de las 5am como nos había informado por msn Vladimiro (nuestro contacto en Perú) nos buscó la combi para llevarosa la terminal de una empesa que hace Lima-Huaraz (movil tours), en el barrio de "Los Olivos". Este traslado nos salio u$s 30 an total (6 pasajeros). Una vez ahí, tuvimos que hacer tiempo hasta las 8 am e que saliá nuestro micro a Huaraz (30 soles c/u). En la espera Pablo organizó la misión de consegui agua mineral para el mate y unos minutos más tarde volvió sano y salvo con el agua.

El equipaje pesado antes de salir nos dio 128 kg, lo cual se pasaba en 8kg del reglamento de la empresa de colectivos aunque no hubo mayores inconvenientes. A las 8 en punto arrancamos para recorrer los algo más de 400 kms que separan la capital peruana de Huaraz. Los primeros 200 kms transcurren por la rua que va hacia el norte siguiendo la costa del pacífico. Aproximadamente a mitad de camino, En Barrancas, el colectivo para 1/2 hora para que comamos en un parador. Los 6 encaramos un arroz con pollo. Pagamos y al micro de nuevo (ah! pablo decidió seguir el consejo de la guia Lonely Planet de tomar una bebida típica y tempranito nomás confirmamos que no nos gusta la Inka Cola). En los últimos 200 kms se parte del nivel del mar y se llega a los 3090 a los que se encuentra Huaraz (aunque entiendo que antes de Huaraz en alguna parte del trayecto se anda por sobre los 4000 msnm).

Tanto la primera parte en la que se avanz viendo el mara y laderas gigantes de arena al otro lado de la ruta como la segunda parte en que el paisaje de montaña aparece (los primero picos son de la cordillera de waywash para luego dar lugar a las cordilleras blancas y negras) valen la pena ser recorridas y apreciadas de día.

Al final de el trayecto de hoy se ven los primeros nevados que nos empiezan a pone en tema, sobre lo imponente de esta parte del mundo. A las 16 hs llegamos a Huaraz le avisamos por TE a Vladimiro y en minutso nos vino a buscar y nos llevo a la casa de sus padres, que funciona como hostal (5 dolares por día con desayuno incluido). Despues de acomodarnos bajomos a charlar un rato sobre nuestros planes, su ofreta y entre esas dos cosas pasar en limpio nuestro itinerario de los próximos días. En nuestra cabeza estaba ingresar por la quebrada de Cojup, hacer la travesía para pasar a la quebrada de Ishinca y establecernos en el Campo base para intentar el Urus y el Ishinca y bajar por la Quebrada de Ishinca a huaraz y aprovechar los días restantes en Lima. Por su parte Vladimiro nos sumo algo similar ingresando por la quebrada de Santa Cruz, avistando el Alpamayo y sobre la vuelta intentar el Nevado de Pisco (más lindo y con mejor vista desde la cumbre según nos contó) o como otra opción un trekking alrededor de la cordillera de Waywash con ascenso al Diablo Mudo. Este ultimo trekk es considerado el segundo del mundo luego del conocido como "trekking del himalaya".

Luego de mucha charla optamos por ir a la quebrada de Ishinca, establecer campamento base ahí e intentar Urus, descansar un día, intentar el Ishinca y volver al base, al día siguiente hacer la travesía y el paso a la Quebrada de Cojp para dormir una noche ahí y luego descender hasta un portal donde nos buscaría la combi. Luego de 1 día de descanso en Huaraz, intentar el Pisco usando 3 días y sin trekking por la zona.
Solo aproximarnos todo lo posible en vehiculo (hasta Cebolla Pampa) y encarar el ascenso. Luego de acordar los precios, días y el resto de condiciones, salimos a conocer Huaraz y volvimos para la cena a comer una pasta que nos ofrecieron Vladimiro y su flia como bienvenida para así finalizar un dia larguísimo.

DIA 3 (25 de Junio de 2007)

Trekking corto a Ruinas de Wilkahuain y termas de Monterrey

Para movernos un poco y ayudarnos a aclimatar en los 3100 metros de Huaraz decidimos visitar las ruinas de Wilcahuain a unos 8 kms del centro. Siguiendo la avenida, que a su vez es la ruta que recorre todo el callejo de Huaylas, unas 6 o 7 cuadras en direccion a Caraz (hacia el norte) encontramos un desvío a la derecha que conduce a Wilcahuain por un camino de tierra ("la carretera" segun nos indicaron). Momentos antes, aún sobre la avenida fuimos juntando mercaderia para el almuerzo, no pudiendo consguir fiambre tal y como solemos en la Argentina. Reemplazamos con atun en lata para sumarlo al pan, tomate, frutas y papas hervidas (sancochadas) que se hizo preparar Pablo por los padres de Vladimiro. La carretera nos fue llevando a través de diferentes caseríos que por sobre cualquier otra cosa, nos muestra una realidad diferente a la nuestra y el solo hecho de poder presenciarla, da sentido a un viaje como este. Los pobladores comparten con nosotros su rutina y nos permiten alguna que otra foto con ellos a cambio de algunas monedas que uno a uno se van encargando de pedirnos. Al llegar a las ruinas y despues de charlar un rato con el empleado de INC (Instituto Nacional de Cultura), recorrimos el complejo que consta de una sala con varinas láminas descriptivas del lugar y algunos hallazgos como artesanías y eso. Luego de "la guiada" de Edgard, un peruanito que atrapaba con su descripción de una especie de templo (que en realidad hizo las veces tumba) recorrimos esa pirámide para luego seguir nuestro camino que en cuanto a vistas y descenas resultó más hermoso aun que toda la primera parte.
Todo trascurre en subidas y bajadas entre casitas hechas de adobe ya sea en forma de ladrillos o armando una especie de encofrado con tablas, tirando el adobe dentro de esa especie de cajo de madrea que forman y pisonando con un mortero o algo parecido. Buena parte del trayecto, pasa por callecitas o pasillos mínimos entre viviendas donde vimos desde mujeres hilando, lavando ropa, llevando animales de un lado al otro hasta una pareja de gringos en sus bicicletas de montaña con el padre llevando un trailer en su bici y dentro, sentado muy comodo, un bebé.
Ya en la ultima parte, donde se agrandan las ganas de un baño en las termas de monterrey, la vista de Huaraz desde la altura es casi total y los senderos se hacen cada vez mas lindos al extremo de sacarle gritos a Guille cuando la idea de poder recorrerlos en nuestras bicis le pasa por la cabeza. Finalmente llegamos a las termans dond Noemí y guille optaron por un cuarto para ellos, Pablo por otro individual y co Fer y Lorenzo nos fuimos a hacer ostenacion de "fisicos" en la pileta. Durante el baño de relajación nos divertimos un rato con un grupo de chicas que buscando aprender a tirarse de de cabeza a la pileta, perfeccionaba cada vez mas su estilo "panza".
La vuelta la hicimos en combi a Huaraz (80 ctvos cada uno) por ya considerabamos suficiente la caminata. Una vez que llegamos al hospedaje y nos bañamos, Lorenzo y Guillermo salieron a buscar por Huaraz al "Pirata" y al "Cuzco" para entregarles sendos regalos que les enviaran conocidos desde Neuquen.
El "cuzco" tras recibir la remera de regalo les obsequió la piedrita que suele entregar a los montañeros antes de salir para algún ascenso. Toni en Neuquen, ya nos lo había contado y en este caso los dos presentes recibieron el colgante con la frase de siempre "que las montañas se abran a ti y que los apus te protejan hermano de la montaña!".
Una vez que nos juntamos en la Avenida y mientras hacíamos timepo para comer, lo vimos pasar a Dionisio (el cuzco) en una escena digna de un personaje como él. En Bicicleta, en contramano y con su poncho y sombrerito hecho de telas típicas peruanas. Al vernos se volvió a saludarnos y nos contó que al día siguiente salia a la montaña a una ceremonia para la cula habia sido contratado en el lugar donde fallecieron el año anterior 3 estadounidenses.
Le contamos que en dos días saliamos para la quebrada de Ishinca y nos pidio verlo antes de arrancar para que también pudiéramos tener nuestras piedritas de la suerte.
Al Instante nos miramos con Fer y supimos que sí o si iríamos por ellas. En mi caso en particular, mas allá de cualquier forma de superstición, me atrae el hecho de que un desconocido con el solo hecho de nombrar a un amigo de la argentina, nos tire tanta buena onda y sus mejores deseos para lo que ibamos a encarar (con la correspondiente piedrita que se niega a cobrar porque sino, "no hace efecto").
Cenamos en un lugar llamado Pachamama con musica cubana (o algo por estilo) de fondo. Volvimos caminando para hacer la digestión, y a dormir.

DIA 4 (26 de Junio de 2007)

Visita a las ruinas Chavin de Huantar en Callejon de los Conchucos

No fue este amanecer ninguna excepción, así que Pablo hizo ruido con sus preparativos, bolsitas de nylon y demás movimientos para aprovechar al máximo el día, mientras nosotros, alternabamos el hacer fiaca con intentar los últimos minutitos de sueño
Desayunams y subimos al centro desde donde partía el micro para la excursión que contratams a Vladimiro (nuestro contacto/intermediario) para visitar las Ruinas de Chavin de Huantar, al otro lado de la cordillera blanca. Para llegar, se recorren 109 kms hermosísimos de carretera donde se para en algunos miradores para observar la imponente Cordillera Blanca, se para tambien en la laguna de Queracocha a mas de 4000 metros de altura y se termina saliendo a la zona de "los conchucos" del otro lado de "la blanca" luego de atravesar un tunel a unos 4500 msnm. Los kilómetros próximos a Chavin presentan unos paisajes increibles con laderas de cerros cultivados e lotes componiendo imágenes únicas. Segun Jack, nuesro guia hoy, el cultivo es cebad que la comunidad (muy bien organizada) le vende a una cervecería. Antes de ingresar al complejo arqueológico, paramos a almorzar. Evidentemente desbordamos la capacidad del restaurant ya que algunos esperamos muchísimo y otros como Pablo terminaron ofreciéndole al mozo se meta donde no le da el sol el cuarto de cuy que nunca llegó a su plato. Durante la espera elucubré una teroia mientras observaba a Lorenzo y Guille comindo su medio Cuy y a Pablo esperando su 1/4 de cuy: "sabes que pasa Pablo? tienen que ir completando de a un cuy. Guille y Lorenzo sumaron uno entre los dos, para tu que tu plato llegue deberíamos haber pedido lo mismo Fer, Noemí y yo así completabamos otro animalito" Dudo realemente que me teoría haya conformado a Pablo
Las Ruinas de Chavin son el legado de una civilización que habitó la zona unos 1200 años AC y que a juicio del guía, si no hubieran sido tapadas por un aluvión en 1940, su importancia arqueologica hoy seri mayor a la de Machu Picchu, no solo por su antigüedad, sino tambien por su dimensiones (Las ruinas fueraon tapadas cuando una laguna se vino encima producto de la ruptura de un dique natural).
Las mismas consisten en construcciones y templos que recibían peregrinaciones de los alrededores. En el lugar se pueden ver la edificaciones de una gran complejidad considerando la época. Plazas, canales subterraneos de agua y diversos tallados y esculturas donde prevalece la "trilogía andina". Entre ellos, "El lanzón de Chavin" que aún permanece en el sitio y el obelisco y la estela que ha sido retirados a museos. Otro de los elementos característicos en el lugar, son las "cabezas clavas" en cuyo templo principal solo queda en sitio una y el resto sguen en una sala construida en la actualidad donde además se encuentran otras artesanías.
Las imágenes humanas que puede verse en todo el lugar, tienen como comun denominador los ojos bien abiertos y la nariz hinchada (cuando no con hemorragia) y según nos explica el guía, tiene que ver con que quienes eran retratados eran siempre los chamanes quienes realizabas sus ceremonias en ese lugar y a partir de estas "veian" los destinos del pueblo mediante la utilización del "san pedro" (un cactus).
Las cerca de 3 horas del regreso, las hicimos en su mayoría de noche y charlamos con una peruana (de Trujillo) que vive en Alemania hace1|7 años. Estaba pasando un mes con su marido aleman y sus dos hijas. En el viaje de ida se habian interesado con su marido por nuestra costumbre del mate. Charlamos mucho y de todo un poco lo cual no pasó desapercibido para su hija mas chica que le comentó en alemán al padre: "que raro!! otra vez mamá encontró con quien conversar". Llegamos alrededor de las 20hs, justo a tiempo para retirar la ropa del lavadero y conocernos con guía a cargo de llevarnos por las quebradas que queremos caminar y a cargo también de guiarnos en los primeros dos ascensos. Luego de algún cambio de palabras y comentario sobre elementos y técnicas de seguridad, Guille con voz alta y firme aclaro que "a excepción del tránsito por un glaciar yo no voy a avanzar encordado en una ladera o en una pendiente de hielo".
Quedamos en encontrarnos al día siguiente en el mismo hospedaje y nos fuimos por nuestra cena de pizza y cerveza (la primera fría en tierra peruana) en BB (???no me acuerdo que quise decir, supongo que el nombre del resto), Solamente Pablo eligió menú distinto (ensalada completa) pero hoy tenía cualquier excepcion permitida luego del incidente del Cuy al mediodía. A la salida, la correspondiente caminata digestiva y a dormir luego de algunos "besos" a la botella de Pisco de Lorenzo.

DIA 5 (27 de Junio de 2007)

Desde Huaraz al Campo Base en la Quebrada de Ishinca

Temprano a la mañana, con Fer, fuimo a buscar a Dionisio pero no lo encontramos en su puesto así que volvimos al hotel sin "nuestras piedritas" como al llegar vimos que la partida estaba demorada volvimos a subir al centro (Ahora con Noemí) para no resignarnos a partin sin "la bendición" de Cuzco. En el segundo intento lo encontramos y luego de charlar un rato de como había nacido lo de estas piedras, de Toniy su mujer y de que quizá algun día visite la Argentina, nos colocó los collares al tiempo que decía sus palabras de siempre "Que las montañas se abran y los Apus te pretejan, hermano de la montaña" y volvimos donde nos esperaban en la combi para partir hacia Pashpa. Un poco más arriba de esta población empezaba nuestro itinerario montañero.
Luego de entregar la carga para los burros a Fidel, quien llevaría todo con sus animales hasta el CB, comenzamos a caminar y al rato entramos en un bosque (de Quenuales segun nos dijo Wilder) que ni no me equivo, eran arboles de tabaquillo (que h visto alguna vez en Cordoba y en Tucuman en el parque Nac los Alisos. En el control de acceso al parque Huascaran tuvimos algunos inconvenientes que no llegamos a entendr muy bien. Aparentemente el problema tenía que ver con que la empresa no está inscripta por un lado y por otro lado que Wilder no pertenece a la asociación de guías habilitada en el parque sino a otra.
Después de un rato de discusiones con la autoridad y de que Noemí se arrimara a dejar sentado que "Yo no pienso volverme, he hecho mucho sacrificio para llegar hasta aquí" nos dejaron seguir adelante luego de dejar constancia en el acta de las irregularidades respecto a la empresa de turismo y guía.
La senda continúa subiendo entre paredes inmensas que forman la quebrada de Ishinca hasta arribar, a los 4350 metros, al campamento base. Un lugar que no pudo ser más hermoso con varios hilos de agua que bajan de glaciares que tenemos a la vista y atraviesan una laguna (que solo puede verse cuando se sube a algunos cerros de alrededor). A la derecha el Ishinca que no se llega a ver desde el CB y a la izquierda el Urus, nuestro proximo objetivo. Al fonde del pequeño Valle la vista impacta, con una inmensa y blanca pared de nieve compuesta por el Palkaraju y en Chinchey. Pegado, hacia la izquierda más imponente aún el Toclaraju, uno de lo tantos seismiles de la cordillera Blanca. Algo más cerca, dos morritos más pequeños con una especie de morrena que se descuelga entre ellos para ir ensanchandosé poco a poco. Por ella brotan hilos de agua alimentados desde más arriba por los glaciares.
Armar la carpa en un lugar como este, con tiempo de sobra y buen clima logra aclararme de la mejor forma el porque de esta forma de descansar y de disfrutar de mis vacaciones. A veces (o muchas veces) ante el frío, el madrugar sin ganas, el esfuerzo, suelo preguntarme ¿porque? ¿con que necesidad? Este atardecer fue lo que se puede llamar un momento de certeza, un momento de respuestas inapelables ¿porque? por este instante ¿con que necesidad? PARA ESTO HERNÁN!!!
Una vez acomodados, Wilder nos preparo crea de habas (sopa) y arroz con pollo (el mismo que subio vivo en una caja y hacia instantes habian limpiado, en todo el sentido de la palabra) y verduras.
Después de la cena me hubiera gustado irme a la bolsa, pero por dormido, no me quedó otra que ponerme a fabricar los antiboots de mis grampones con un bidón comrado en Huaraz y el alambre y pinsa que me prestó Lorenzo (que a esta altura además de buena onda y energía era como haber traido con nosotros a la ferreteria del barrio).
Un rato mas tarde y con los grampones listos para intentar el Urus, acomodé lo mejor que pude mi mochila y a dormir.

DIA 6 (28 de Junio de 2007)

Intento al Urus, se pone linda la movida montañera

A las 3am nuestro habitual y querido verdugo del sueño, "El Guille", encontró un aliado local en Wilder, los dos se fueron encargando de levantarnos para desayunar, preparar lo que faltara y empezar a subir.
Siempre me ayuda ascender de noche porque las referencias son cortas y la ansiedad de llgar a tal o cual lugar más arriba no juega en contra. Así fue como subimos lentamente y el guía fue "haciendosé" a nuestro ritmo. El amanecer nos encontró terminando una senda bien marcada y empezando a atravesar una parte de roca bastante trabada que nos obligaba a pasos poco ortodoxos y a avanzar bastate lentos. Aproximadamente una hora más tarde llegó la nieve y con eso se fueron algunos fantasmas. El zigzar ya estaba albo marcado por quienes habían pasado antes y la dureza de la nieve estaba justa para ir subiendo seguros por lo que se acabó la discusión sobre "cuerda si o cuerda no, estaca si o estaca no". Una vez superada la pala de nieve llegamos a una especie de plateu donde descansamos, sacamos unas fotos y disfrutamos de un paisaje increible. La cumbre estaba a la vista pero aún faltaba. Una pala más de nieve y con menos pendiente que la anterior para llegar a una última parte de roca que obligó a Wilder a asegurarnos con su cuerda en mas de una oportunidad. El grupo seguía avanzando bien y ya estabamos hacía mucho sobre los 5000 metros de altitud, solamente a Noemí le dolía un poco la cabeza, pero la meta estba muy cerca. Un último aliento de wilder nos bastó para seguir subiendo hasta que ya no se pudo ir más alto. Los 7 es un pequeñito lugar nos abrazamos envueltos en esa sensación increible que solo las cumbres provocan, el poco espacio nos obligó a sentarnos asegurados cada uno con su piqueta para las fotos, algunos gritos, muchísima emoción hasta que llegó la hora de bajar con mucho cuidado por la pequeña plataforma cumbrera donde estábamos que se cortaba con un filo brusco hacia el lado opuesto al que arribaramos.
La bajada demandó mas aseguramientos con cuerda que la subida. Los que fueron armados por Wilder con total paciencia y profesionalismo. Cuando llegamos al final de la nieve, paramos en el lugar donde antes nos habíamos colocado los grampones y dejado buena parte de la carga. Mientras ordenamos las mochilas y aprovechamos para comer algo y seguir a traves de la zona de roca que no iba a resultar mucho mas tortuosa que a la subida, por lo que no faltaron tropezones y sentadas del culo. Si el paciente lector me permite la digresión, cometo la infidencia de contar que nos matamos de risa con Fer en la carpa mientras escribo esto. ¿el motivo? con un movimiento de brazo ubico facilmente el papel higiénico que necesito para sonarme la nariz y aprovecho para agrandarme por mi "rara forma de ser ordenado". mientras bromeamos con eso Fer me pide papel para sonarse su nariz, después de varias vueltas de papel, Fernando me para diciendo: "Basta! Basta!!!" y yo me excuso en que trato de adaptar la cantidad de papel a la nariz de usuario
Luego de la parte de roca comienza la senda que me rompió la cabeza de forma parecida a lo que me sucediera meses atrás al bajar desde nido de condores a Plaza de Mulas en el Aconcagua. El estar viendo el campamento y sentir que nunca se llega fue cambiando mi estado de ánimo de muy cansado a enojado (vaya a saber con quien). Para no extenderme más en un descenso que me pareció durar dos días, sigo por la parte en que finalmente llegamos algo desviados del camino que nos llevaba primero a un pequeño puente y luego a nuestras carpas. Quiso el desvío y el azar que pasáramos justo frente a un precario kiosco que funcion cerca del refugio de los italianos. Todo esto viene a cuento de que "nos clavamos" terrible par de cervezas con Lorenzo momentos antes de llegar a la carpa. Tomamos un mate de coca y poco a poco se fue haciendo la hora de la cena (caldo con presas de pollo) y unos fideos con salsa de plato principal.
Un rato antes empezó a surgir en el grupo la necesidad de cambiar los proximos pasos a seguir. De acuerdo a lo planeado el dia siguiente seria de descanso para lluge intentar el ishinca, bajar al CB y al dia siguiente volver a repetir buena parte de la trayecto al Ishinca para ir al paso (Paso Ishinca) y pasar con esta travesía a la quebrada de Cojup. Todo esto con casi toda la carga. De las caharlas surgió el plan de volver por la misma quebrada que subimos una vez que haymos intentado el Ishinca, bajando todo la carga en burro. Esto implicaba la necesidad de comunicarnos con Vladimiro para modificar lugar y día de encuentro con la camioneta, contratar nuevos burros y cancelar porteador que habíamos previsto oara que lleve la carga de noemí por la travesía hacia Cojup.
Todo esto suponía alguna forma de comunicarnos con Vladimiro en Huaraz, lo cual deberíamos resolver el día siguiente.

DIA 7 (29 de Junio de 2007)

Ocio todo el dia en el Campo Base, creo que por esto amo la montaña

El día anterior le pedimos al Guía el desayuno para las 9am lo cual nos djo mucho tiempo para hacer fiaca en este dia que iba a estar destinado completo para hacer huevo. Tras algunas deliberaciones y charlas con Wilder optamos por bajar a Pashpa para llamar x TE a Vladimiro. Al ofrecimiento de Fer de bajar caminando, se sumo Lorenzo para hacerlo a caballo. Finalmente y por 20 dólares de alquiler optamos por la del jinete Novak que implicaba menos esfuerzo físico. Luego de que arrancara Lorenzo, comenzamos con lo del Ocio con mate y truco donde Pablo y Fer nos ajusticiaron a Guille y a mi por 2 partidos a 1.
Más tarde llegó la hora de la lectura para algunos y para mi la de poner al dia estas anotaciones que tenía abandonadas hacia rato. Aprovechamos el lindo día para ventilar bolsa y ropa traspirada y dado que Lorenzo no llegaba, pasadas las 14hs le pedimos a Wilder comenzar con el almuerzo. Justo cuando nos disponíamos a empezar, llegó Lorenzo con la tarea cumplida (el unico resultado posible tratándose del mensajero que habiamos mandado). Almorzamos pochoclo, ensalada de palta, cebolla y tomate, pan, queso y alguna fruta de postre. Para la digestión, seguir haciendo huevo y disfrutando del paisaje inigualable. Más tarde hicimos las poquitas tareas del día. Algunos se lavaron un poco, Fer fue a buscar agua a la morrena, preparamos las mochilas para el día siguiente, acomodamos las cintas de nuestras piquetas, yo me fui bien alto para liberar un prisionero que reclamaba a gritos su libertad y asi llego la hora de la cena. Caldo con unos fideso guiseros y mucha verdura y arroz con pollo y unas buenas papas hervidas (buenísimo!!!). Después de la cena nos despedimos de Noemí que se fue a pasar la noche al refugio, de esa forma no la ibamos a molestar el dia siguiente cuando a la 1am comenzaramos los preparativos para salir a las 2am a intentar el Ishinca

DIA 8 (30 de Junio de 2007)

Intento a una nueva cumbre, el Ishinca

1 a.m. comenzaron los llamados para salir de la carpa, extrañamente tenía todo listo desde antes de acostrame y la ropa que iba a usar hacia las veces de almohada (lo cual me da una grata tranquilidad, por lo que, intentaré hacerlo hábito). Me cambié y fui hasta la carpa comedor por mi desayuno. Siendo las 2am comenzó la marcha por un zigzag donde se gana altura para ver el CB desde lo alto en pocos minutos. La pendiente suave, la marcha lenta y la luna llena me envolvían en un ánimo inmejorable. Quiza suene exagerado, pero mi sensación en esos momentos era de que alguien me estaba tirando o salpicando con magia.

En esas andaba yo encontrándome con magia cuando el Ishinca comenzó a verse lejos, allá el fondo y bien blanco.
Cerca de la laguna por la que se pasa, al cruzar un perqueño hilo de agua, Pablo fue a dar de culo en el arroyo. Ni bien vimos que estaba todo bien, nos dispusimos a darle una mano. Lorenzo pescó la frontral con el bastón mientras se iba flotando por el arroyito y el resto lo aydamos a sacarse pantalón, botas y medias húmedas para evitar que se enfrie más.

En u ratio el problema estaba salvado, y continuamos la marcha agradeciendo que guille llevaba su cubrepantalón en la mochila y Lorenzo para no perder la costumbre tenía de todo de repuesto en la suya (entre ello, un par de medias). Al rato de ganar altura a l izquierda de la laguna nos topamos con la primer parte de nieve. Nos colocamos los grampones que ya no nos quitaríamos hasta la tarde y comenzamos a trepar una pendiente bastante importante. Wilder nos reomendo una técnica con la piqueta, que yo nunca había utilizado y realmente me dio mucha confianza y tranquilidad además de permitirme avanzar rápido. La progresión era casi "gateando" sobre el hielo clavando las puntas de los grampones y y el pico de la piqueta tomándola por la pala.

Subimos rápido y solo Pablo alguna demora porque sus grampones se encargaban de hacerlo renegar, adelantamos bastante aunque el problema se mantenía. La solución definitiva lleg{o cuando invirtieron grampones Pablo y Fernando y la la nueva conbinacion bota-grampón funcionó mucho mejor. Momentos más tarde, en una pala de nieve más arriba, nos cruzamos con un par de chilenos (que nos habían pasado mucho más temprano en los primeros momentos del ascenso) a los que habíamos visto llegar a la cumbre hace un rato.
Aprovechamos para charlar y tratarnos con cariño que no se conidce con gente desconocidad, qunque pareciera que ser que, el estar tan loco como uno es vínculo más que suficiento para sentir tratarnos así. Pocos minutos bastaron para felicitarlos, recibir sus merjores deseos respecto a la cumbre, enterarnos que ambos trabajan en el Centro de Estudios Científicos del Sur, comentarles de nuestro "Proyecto Hitos". saber que son de Valdivia y hasta planear alguna movidad juntos encontrándonos en algún lugar de la fronter Argentino-Chilena.

Seguimos subiendo hasta que el sol comenzó a iluminarnos de lleno. En uno de los descansos se nos reunió una francesa que esperaba a un compañero y un tercero había decidido bajar antes. Comimos algo, tomamos agua y cuando estábamos por volver a caminar, Pablo nos dijo que estaba muy cansado y que nos venía atrasando mucho, por lo que; decidía esperarnos ahi para permitirnos lograr la cumbre. Nos miramos sin opinar demasiado más allá de que era una decisión que debia tomar él. Wilder se le acercó y con una pocas palabras los convenció de seguir adelante. Una vez que legaramos a la cumbre por la izquierda, el plan era bajar por la derecha. Quedándose Pablo debíamos desistir de eso para volver a buscarlo a él por el mismo lado. El guía le explicó que aún podía esperarnos más arriba sino podía continuar y que por otro lado teníamos tiempo de sobra para marchar lento. Seguimos subiendo hasta toparnos con un escalón de hielo muy pronunciado (de algo más de metros) donde Wilder nos debió asegurar de arriba con una cuerda minetras nosotros traccionábamos ayudados por los grampones y la piqueta. Una vez arriba seguimos avanzando con la cumbre a la vista y mucho más cerca, pero además viendo paredes y rimayas formadas por el quiebre de los glaciares. La progresión fue lenta hasta detenernos a unos de 60 o 70 metros del final. La pendiente más pronundiada a la que me he enfrentado hasta el momento se interponía entre la cumbre y nosotros. El guía saco su cuerda, la preparó con 5 nudos "ocho" y subió hasta que no hubo más cuerda para clavar una estaca en el lugar, Desde ahí nos fue dando seguridad mientras los 5 al mismo tiempo subíamos como si fuera una escalera con la ayuda de la piqueta como lo hicieramos unas horas antes cuando recién entramos en la nieve. Esto requiere que el grupo avnace como una sola persona y que si unos se detiene, todos los hagan asegurándose al suelo con el piolet. Al llegar al guías, nos aseguramos con grampones, piqueta, alma y vida a la pendiente para permitir que el retires la estaca y suba nuevamente tanto como la cuerda lo permitió. Clavó la estaca, avanzamos unos metros y volvió a subir la estaca para colocarla en el último y definitivo lugar que nos permitiera ir asegurados hasta lo más alto. El hecho de que la nieve no estuviera muy dura nos facilitaba las cosas tanto a nosotros como a la pareja de franceses que nos pasaba por la izquierda a más seguridad producto de no ir asegurándose.
La forma de trepar cansaba bastante y debimos parar varias veces a pesar deber el final muy cerca. De pronto todo se acabó y de a uno según como veníamos en la cuerfda, Pablo, Guille, Yo, Lorenzo y Fer fuimos tomando posición en el lugar mínimo que tiene por estos días la cumbre del Ishinca. Para un lado, el vacío, para el otro la pendiente abrupta que acabábamos de superar, asi que asegurados cada uno a su asiento con la piqueta, nos limitamos a festejos contenidos para no movernos demasiado y a lo sumo algún grito de alegría mientras observamos todo lo hermoso de lo que nos rodea en ésta, nuestra nueva cumbre, el que hace los desplazamientos más bruscos es Wilder quien busca el mejor ángulo para retratarnos con nuestras cámaras.
En pocos minutos empezamos a bajar uno a uno rapelando hacia la cara opuesta de la montaña a la de nuestra llegada. Primero Fer, luego Lorenzo, yo, Guille y Pablo para esperar al guía y verlo bajar al trote la pendiente que nosotros hicimos asegurados con un rapell. Ahora si en un lugar seguro es donde damos rienda suela a saltos, abrazos, besos y felicitaciones por lo que acabamos de lograr. Les agradezco a cada uno pero muy especialmente a Guillermo que en algún momento estuvo por no venir esta jornada, para acompañar en el CB a Noemí y por sentirse satisfecho ya con el primer objetivo que habíamos logrado.
En unos 40 minutos salimos de lo blanco atravesando glaciares que se descuelgan desde la cumbre hacia esta ladera de la montaña, no son pocas las grietas que que se ven y no es poco nuestro asombro al girar y mirar atrás para disfrutar de toda la hermosura de la cumbre donde recién estuvimos. Al final del hielo que fuimos dejando atrás con el Ranrrapalca como imponente testigo a nuestra izquierda, Aprovechamos para sacarnos los grampones, comer, librarnos del exceso de ropa.
El resto del camino, ya por senda de roca, fue bastante cansador pero no tanto como el regreso desde la cumbre del urus. Nos debe haber tomado unas 2 o 3 horas llegar al CB donde esperaba ansiosa Noemí con una botella de Coca Cola. Al llegar Wilder sin detenerse un instante nos preparó todo primero para una merienda caliente y luego para la cena bien temprano, que una vez terminada, no quedó un alma en la carpa comedor. Todos huimos a descansar a nuestras carpas.


DIA 9 (1 de Julio de 2007)

Descenso desde el CB al final de quebrada Ishinca hasta Huaraz

El de hoy será un largo día. Intentaré no extederme mucho dado que no se trata de ningún ascenso ni nada en "el campo de batalla", aunque en esta jornada empezaran a definirse varias cuestiones respecto al resto de la movida peruana.
Ayer Guille ya había dejado claro que la montaña se terminó para el durante este viaje, prefiere hacer excursiones diarias desde Huaraz con Noemí a pesar de la insistencia de ella porque intente el Pisco con nosotros. La decisión no pretende ser modificada por nadie más. Por otro lado Pablo nos comunica por la mañana durante el desayuno que 2 cincomiles son más de lo que pued pedir que también se baja de cualquier plan montañero para los próximos días.
Luego del desayuno desarmamos todo. Armamos las bolsas para ser transportadas en los burros y empezamos a desandar la Quebrada de Ishinca con destino a Pashpa (el poblado más cercano) donde nos esperaría la combi. Un rato antes de llegar y unos minutos después de haber pasado el control de acceso al Parque Nacional Huascaran (sin que hubiera un alma en el puesto), nos detuvimos a almorzar en el manantial a la sombra de los hermosos Quenuales (para mi tabaquillos). Una vez que estuvimos con la panza llena, seguimos adelante hasta el el lugar pactado donde los burros ya nos habrían dejado la carga. Al ratito de esperar (14:07 exactamente), llegó la camioneta que nos llevó a Huaraz pasando antes por un paisaje hermoso que ya habíamos conocido subiendo.
Llegamos al hotel, descargamos, nos bañamos e intentamos llevar ropa a lavar, aunque sin éxito. Claro! los tipitos andan boludeando por el mundo de vacaciones y prentenden que el lavadero esté abierto un Domingo para servirlos. Que la ropa espere al Lunes. Así que cada cual aprovechó para hacer la suya y en mi caso fui a pasar un mail a mi gente para contar las buenas nuevas. Antes había llamado a mi viejo que estaba siguiendo las novedades de la interna del peronismo pampeano (viendo si ganaban los leones o los otros, más o menos como el "pan y circo de la antigüedad") mientras esperaba a mi mamá que volveira de Chapadmalal de un viaje con sus hermanas.
Al llegar 19hs nos juntamos con Vladimiro, diagramamos todo lo relacionado con el ascenso al Pisco 2 días más tarde, pagamos esta nueva movida (si si! tomé nota el lector de este detalle para más adelanta, pagamos la salida al Nevado de Pisco) y nos fuimos por pizza y cerveza a BB donde habíamos citado a Wilder para festejar las cumbres conseguidas.
Después de la cena Wilder demostró (a los jovenes de la expedición) ser tan buen guía en la ciduad como en la montaña, iniciamos ua amplia recorrida nocturana en cuyos detalles no ahondaré por cuestiones obvias. Si puedo decir que en alguna parte de la noche pasamos por un buen rato en "El Palacio de La Cerveza" charlando y tomando como viejos amigos y de ese rato surgieron innumerables anécdotas e historias que recordaremos siempre. No faltaron en la gira lugares como El Tambo, El Encanto y otros....
Muy tarde nbos dejó Wilder medios baleados y nos fuimos a dormir, no sin antes desperatar a Lorenzo para que nos abra la habitación.


DIA 10 (2 de Julio de 2007)

Incertidumbre en Huaraz para el tercer Pico Peruano.

Nuevamente establecidos en Huaraz y con el obejetivo principal cumplido, cada uno de los del grupo empieza a definir como aprovechar los dias que restan en Perú de acuerdo a las ganas y planes particulares de cada uno. Guille, más que contento por haber logrado un cincomil como el Urus junto a Noemí, casi se queda a acompañarla en el campo base el día del ishinca pero finalmente entre Noemí y el resto lo convencimos de intetar otra montaña. Con la cumbre del ishinca su movida montañera estaba más que cerrada y se dedicaría a recorrer los lugares más variados que el tiempo y la distancia le permitiera junto a Noemí. Pablo, estuvo a punto de abandonar antes de la cumbre del Ishinca y finalmente con mucho huevo consiguió su segundo cincomil peruano por lo que, al bajar nos comunicó que ya estaba bien de montañas por estas vacaciones. Esta mañana los tres partieron para Pastoruri, un centro de ski al que se llega en colectivo y luego se pasea por encima de un glaciar arriba de los 5000 metros.

Con Lorenzo y Fer ya decididos a encarar la tercer montaña, nos dispusimos a preparar todo en el día libre en Huaraz, salimos a comprar algunas cosas, a llevar ropa al lavadero y escuchar los bocinazos de los taxis que jamas se detienen en Huaraz, para avisar que vienen, para ofrecer el servicio, para pedir al de adelante que se apure, para pedir al de atrás que no se apure, para lo que sea el idioma es ese endomiado "pip pip" de los Toyotas blanco. Uno se vuelve sin comprender como es que no inventan un método más "limpio" para comunicarse en una ciudad en la que uno tiene el placer de ver la cordillera blanca y la negra parado en la misma vereda de su avenida. O Girando 45° uno ve el imponente y blanco Huascarán al fondo. Pero quien es uno para venir a criticar lo ajeno? tómalo o dejalo (aunque suscribo las calcos de algunos coches que resaban "Huaraz, te quiero sin ruidos")

Mientras preguntabamos por unos mapas y por unas remeras (polos para los peruano) apareció Wilder saludando (aún seguía de corrido desde que nos había dejado en el hotel). No se lo veía muy bien. "vamos al Pisco, no?" preguntamos. Nos respondió que nos iba a guiar pero no Vladimiro como intermediario. Resulta que se habían peleado vaya a saber porque. Según nos explicó no le quería pagar unos dolares que le debía y según nos contaba no iba a haber solución porque la otra parte había empezado a tomar y según dijo, cuando arrancaba no paraba por 20 días (lo cual confirmó el que atendía el comercio donde estabamos). Wilder para pasar el rato nos invitó a tomar una cerveza. Además de rechazarla le suplicamos que fuera a descansar y que luego nos veiamos para confirmar todo respecto al día siguiente.
Las últimas novedades nos tiraron un poco abajo el ánimo y seguimos deambulando por el centro haciendo tiempo y sin saber muy bien que podíamos hacer algo para que las cosas se "encaminen". Un ratito más, unos metros más adelante pasó Vladimiro haciendo "zetas" y pidiendo disculpas por no poder hablar con nosotros (no estaba en condiciones). Fuimos a almorzar a Piccolo con Fernando y entre frase y frase nos quedabamos "colgados" pensando que si la caravana de brindis de Wilder y Vladimiro no se cortaba, nuestro futuro cercano (el pisco) se complicaba demasiado. Aún no nos cruzabamos con Lorenzo que andaba en otros trámites. Más tarde, en el hotel, con Lorenzo nos pusimos al día aunque el ya se habia tocado con la misma realidad en el centro. Y empezamos a pensar que hacer. No había mucho, todo se limitaba a que dialogaran el Guia y Vladimiro a quien le habíamos entregado un día antes los 140 dolares de cada uno. Por otro lado, si Vladimiro no se recuperaba, no podía arreglar todo lo relacionado con la salida (burros, guia, arriero, transporte, comida).
A eso de las 18, fuimos hasta la agencia donde estaban Cesar y Silvia a reclamarles por el servicio, nos plantearon que si bien vladimiro tenía un escritorio ahí, eran dos agencias de turismo diferente. Ahi estuvimos un rato charlando y viendo como habiamos quemado cada uno 140 dolares hasta que Lorenzo planteó con firmeza que podian ser 2 o 7 agencias, pero en la tarjeta que teníamos figuraba el nombre de las dos agencias. La charla dió un vuelco en ese momento y nos pidieron que pasemos nuevamente tipo 21 hs además de consultarnos que habíamos pactado el día anterior. Entre todos los detalles le repetimos nuestra intención de que nos guiara Wilder a quien le habíamos perdido el rastro pero un rato más tarde el varios nos dijeron que seguia dando vueltas sin destino por el centro. Seguimos haciendo tiempo, tramites y tratando de hubicar al del la dinastía Yanac, pero su celular nos daba apagado. Resumiendo, pasamos nuevamente a las 21 (Guille, Noemí y Pablo ya estaban de vuelta en Huaraz y nos disponíamos a cenar con el Cuzco a modo de agradecimiento por su buena energia y sus piedritas) y sobre el escritorio de Cesar y Silvia estaban las bolsas con todo lo necesario para comer los próximos días, nos contaron que a Wilder fue imposible encontrarlo y que en su lugar iría el Guia Daniel Cito y que todo estaba en orden. "Mañana 7:30 am los paso a buscar por el hotel" dijo Cesar. Iríamos en transporte publico hasta Jungay. Más tarde, de acuerdo a lo ya arreglado, nos juntamos con Dionisio (el Cuzco) y fuimos a comer pollo a un local sobre la avenidad alguna cuadra más allá de Plaza de Armas. Si bien ya nos había contado bastante, nos pusimos aún más al tanto de su vida durante la cena. El cuzco es todo un personaje y cada vez que habla, es una especie de show repleto de historias que cuenta con pasión. Con la panza llena, Fernando puso un punto y aparte al menos para los 3 que mañana arrancabamos temprano con el Pisco en mente. Nos despedimos y dejamos a Dionisio en compañia de Noemí, Pablo y Guille que mañana harían una excursion a Pachacamac, aunque más tarde.


DIA 11 (3 de Julio de 2007)

Arrancamos desde Huaraz hacia el CB del Nevado de Pisco

Mientras desayunabamos y ultimabamos detalles, nos costó salir del asombro cuando alguien golpeó la puerta y con su mochila al hombro y fresco como una lechuga se presentó Wilder, listo para salir con nosotros 3 para el Nevado de Pisco. Hubo algún cruce de palabras con el padre de Vladimiro, nosotros los saludamos aunque ya estaba claro que por ganas que tuvieramos de seguir con el mismo guia, el tema estaba cerrado y ya se habia contratado unos nuevo. Más tarde llegó Cesar en su toyota para que carguemos todos y salgamos para la terminal de "combis asesinas" (como las llama Tony) para tomar una que nos conduzca a Jungay. En las cuadras que unen el hotel con la terminal Fer se dió cuenta que no tenía el pase de "parque huascaran" asi que luego de bajar todo, volvió con Cesar a buscarlo, nunca lo encontró. Cargamos todo en la parrilla de la combi y arrancamos. No entendí muy bien porque, al arrancar, la señora que estaba sentada a mi lado se persignó, pero con el correr de los kms fui a entendiendo. En un momento batimos el record de 21 pasajeros arribo de esa "cajita de pan lactal" lo cual no parece nada del otro mundo en si mismo, aunque si consideramos que el pasajero 21 era un hombre bastante grande y se sentó a "upa" de Fernando..... Mientras tanto el tradicional "voceador" o cobrador para otros, va asomado por la puerta de atrás cantanto el destino del movil con tres cuartos de cuerpo fuera de la combi.

Luego de recorrer una buena parte de Callejon de Huaylas (de Sur a Norte) y de pasar por el pintoresco Caruaz, la camioneta arriba a Yungay y con la ayuda del cobrador bajamos del techo (la parrilla) nuestros mochilas envueltas en las bolsas que las protegían y el bolso marinero del Guia donde estaba la comida para los días siguientes. Como verdaderos porteadores hicimos una cuadra y media hasta el lugar donde estaba el taxi con el que seguiríamos nuestro camino. Una vez arriba, con nuestros petates, con dirección a la quebrada de Llanganuco, formada por el Huascarán y el Huandoy y embellecida por las lagunas deChinancocha y Horconcoha, como si fueran poco esas paredes interminables. Antes del ingreso a la quebrada, se avanza por el camino desde donde uno puede ver el Huascarán Norte y esa pared de piedra que no volvió a tener nieve desde el ´70, fecha en que luego del terremoto una pedazo del cerro más alto del Peru se desplomara bajando hacia el poblado más cercano y destruyendo Yungay donde pocas personas sobrevivieron.

Algo más tarde se llega a la barrera de acceso al parque y Daniel pudo superar sin problemas la perdida del ticket de Fernando, lo cual hubiera implicado pagar nuevamente los 65 soles. Paramos a sacarnos unas fotos en la primer laguna, Chinancocha y seguimos hasta cebolla pampa, lugar donde se acababa eso de andar en auto.

Luego de cargar todo en los burros, que serían conducidos al Campo Base por Nicolás, comenzó la marcha solo con el agua para esa caminata y la bolsita con un almuerzo liviano. El destino, no muy lejos de nuestra posición era el Campo Base del nevado de Pisco a 4600 msnm. El de hoy era un día sensillo de no mucho más de una hora de caminata por lo que aprovechamos a disfrutar y conocer a nuestro nuevo guía que después de unos momentos de caminar con nosotros se adelantó para llegar temprano al campamento y poder ubicarse en una cueva que nos haría nuestra estancia ahí bastante más cómoda. El último rato se generó una pequeña discusión en el trío a causa de los gases de uno de los aventureros que para peor iba primero en la fila indida, el implicado, claramente incomodo con su cuestión intestinal, se mostró molesto por la recriminación sobre este hecho sobre el cual no tenía control.

Una vez en nuestro lugar, armamos con Fer nuestra carpa, Lorenzo armó la suya y le ofreció a Daniel ubicarse en ella, pero el prefiere siempre que puede ubicarse en la cueva formada por una gran piedra y terminada delante por una pequeña pirca. Durante el día era cocina y comedor y al noche el Guia se acomodoba en un rincon donde dormía placidamente. Apenas pasadas las 17 ya habíamos cenado y teníamos listas nuestra mochilas para probar suerte al día siguiente así que aunque quedaban unas 2 horas de sol, nos fuimos a intentar dormir y yo avancé unos 3 dias en las anotaciones de mi libreta.


DIA 12 (4 de Julio de 2007)

Intento a la tercer cumbre peruana, el Pisco

A las 00:00 hs cuando sentí a Daniel que nos invitaba a levantarnos, Fernando ya estaba despierto y aprovechando lo ordenadito que me he puesto por estos días, salí pronto de mi carpa, gracias a tener la mochila lista desde el día anterior como dije y toda la ropa necesaria para la jornada bajo mi cabeza, de almohada. Desayunamos tranquilos con un café con leche que preparabamos con el agua caliente que ya tenía lista Daniel y con unos panes con manteca y mermelada que Fernando se adelantó a preparar para todos.
Nos colocamos los arnés, calzamos las mochilas mientras aguardabamos a Lorenzo que terminara con lo suyo y a eso de 1:25 a.m. arrancamos por la subida de piedra que yo me había quedado con idea de que era la morrena, pero nada más lejos de eso. Es solo una cuesta que se remonta durante unos 20 minutos para llegar a un filo y ahi sí, descender varios metros para meternos de lleno en esa morrena que nos llevaría unas dos horas superar sin problemas a muy buen ritmo. La morrena pareciera ser un terreno donde han demolido un rascacielo, con piedras muy grandes y el transito se realiza pisando de piedra en piedra tratando de no meter la pata en los espacios que quedan entre estan, y tratando de pisar solo en las piedras pesadas dejando a un costado las que pueden moverse al apoyarse.
Allá por las 4 am llegamos al hielo y paramos unos momentos a colocarnos los grampones mientras Daniel alistaba la cuerda para "atarnos". A nuestro lado había unos europeos que habían partido esa mañana desde un campamento más alto que el nuestro, Campo Morrena, y en esos momentos se encontraba en los mismos trámites que nosotros.

Nuestro plan original era también acampar en Campo Morrena y de esa forma acortar el día del intento a cumbre, pero Daniel nos sugirió hacerlo en el campo base. De esa forma evitabamos transitar la morrena de dia y con carga como contrapartida de una jornada más larga hacia la cumbre. Los hechos mostraron más tarde que de noche, descansados y livianos la morrena se hace más sencilla
Llegamos al hielo decía y una vieja discusión volvió a plantearse. Parece algo rutinario en los guías peruanos (al menos en los que tuvimos contacto) el hecho del que grupo avance encordado cada vez que se pisa hielo o nieve y nuestro grupo ya se por personas cercanas o casos conocidos tiene experiencias trágicas con esta técnica cuando se trata de pendientes importantes y sin asegurarse al piso con estacas o tornillos.
Así fue como a la hora de reaunudar la marcha Lorenzo planteo que no se encordaba si no subiamos asegurados con una estaca y no se como la discusión se desvió hacia el pais de origen de los Europeos que avanzaban cerca nuestro. "Vayamos con una estaca como esos rusos", dijo Lorenzo. "Son Franceses" dijo Daniel. "No, son rusos". "Franceses son!"...."BUENO VAMOS!!!" aportó Fernando. Y finalmente avanzamos como proponía (o exigía) el guía con el como primero y asegurando con su piqueta en lugar de una estaca. Finalmente, terminamos viendo que la única pendiente "discutible" era la pala de nieve del principio y luego todo el trayecto tiene una inclinación que no reviste peligro para una caida encordado, lo cual es necesario por las constantes grietas.

Ya transitando por el piso blanco el ritmo bajo mucho respecto a la morrena y faltando bastante para que salga (y caliente) el sol, las paradas reiteradas me complicaban bastante. Mis botas Bulnes Boreal empezaron a mostrar que por arriba de los 4000 no son las adecuadas en cuanto al abrigo.
En una parte del trayecto, Daniel nos señaló una pared que había que superar hace algunas temporadas para poder seguir camino a la cumbre, lo cual hacía a esta ruta algo más técnica. Hoy este cerro como el resto en la zona por los cambios que sufren de una temporada a otra, el trazado ha cambiado y se esquiva por la izquierda la pared.
Poco a poco empezamo a ver grietas, apenas abiertas que no por eso meten menos miedo al ver la cantidad de metros de profundidad al pasarlas por arriba (bien rapidito por las dudas, vio?). Cuando el sol empezaba a insinuarse por detras de la cumbre del Pisco intentaba apurar el paso para ver si la cordada completa lo hacia en busca del los primeros rayos para que el cuerpo empezara a templarse, algo que ocurre sin problemas yendo a buen ritmo pero hoy no era el caso. De todas maneras, todos estábamos tranquilos porque teníamos mucho tiempo y en mi caso la única preocupacion (ahora que era inminente el calorcito que nos daria el sol) era que la ruta no nos saliera con un Martes 13, aunque Wilder (nuestro guía en las dos cumbres anteriores) nos había hablado de una grieta importante cerca de la cumbre.

Y no nos había mentido, después de algunas subidas que pondrían a prueba algunas veces más nuestra preparación física; subidas desde donde apreciabamos en todo momento a los rusos, o a los franceses o lo que carajo fueran ("Bueno vamos!" dijo Fer) que se econtraban bastante más cerca de la cumbre que nosOtros. Después de algunas subidas decía, nos enfrentamos a una arista de unos 4 o 5 metros donde podía apreciarse (a mi no me daba ganas de apreciar un carajo) una pendiente muy pronunciada a la izquierda y a la derecha una grieta que imponía respeto. Era apenas 5 metros por ese caminito de unos 50 centímetros de ancho para luego doblar a la derecha, superar un puente de nieve para subir 3 o 4 metros de una parecita ayudados por la piqueta y los grampones y con la seguridad de Daniel desde arriba. Obstáculos que una vez superados dieron paso a un pequeño plateau que me invitó a tirarme al suelo, respirar hondo, putear un poco y pegar unos gritos tratando de espantar los fantasmas.

Una vez superada la conmoción y discipada la adrenalina me puse de pie juntándome con mis compañeros para transitar los últimos metros y cargar una cumbre más en mi mochila, posiblemente la que mejor vista de todas me regaló con un parque de seismiles hermosos alrededor para llenarme los ojos. Esta vez si pudimos festejar con el guía y mis dos compañeros de lugar donde llegabamos sin necesidad de estar quietitos y asegurados, acá teníamos un poco más de lugar para el festejo y festejé nomás una cumbre más que como si fuera poco, era una cumbre más como mi amigo Fernando y la conseguimos faltando 15 minutos para las 10 de la mañana!
Nos sacamos las fotos e hicimos las payasadas de siempre pero por sobre todas las cosas disfrutamos desde los 5760 del Pisco de montañas inigualables como el Chacraraju, el Arteson y allá lo lejos hasta el mismisimo Alpamayo. Hacia el otro lado el Huascarán, el Chopicalqui (???) y 3 de las 4 cumbres del Huandoy. Panorama como este se me ocurre que son los que hacen única a la Cordillera Blanca Peruana.

Mientras llegábamos a la cumbre, comenzaban a bajar los rusos (si si, eran rusos finalmente) y estando nosotros ahí arribaron unos 4 o 5 de república checa (uno de los cuales nos hizo dar cuenta que el Arteson es la montaña que aparece cuando comienzan las películas de Paramount Pictures y que después Daniel nos contó que salió de un concurso fotografico hace años) y más tarde llegaron 2 yankees. Como contaba, en esta cumbre si pudimos festejar a nuestras anchas sin la tensión de estar sentados en un cornisa o una pequeña porción de nieve sin poder moverse demasiado. Una vez que aprovechamos que teníamos "terreno" y que el día estaba innmejorable comenzamos a bajar hasta pasar el lugar "comprometido" que describía más arriba y una vez que estuvimos en tierra firme nos dispusimos a almorzar con lo que nos había entregado Daniel antes de salir del campo base. Sanguches, galletitas y una naranja.

Rato más tarde, seguimos bajando sobre los glaciares del Pisco, en un transito que se no hizo muy largo a los tres como si al avanzar de noche no hubieramos tenido la posibilidad de percibir con exactitud todo lo que subimos, todo el tiempo bajamos en silencio y solo Lorenzo animaba por momento con algún comentario, un chiste o el pedido de detenernos para hacer alguna foto y todo transcurrió de esa forma hasta llegar nuevamente a la piedra, donde nos detuvimos para quitarnos los grampones, quitarnos algo de ropa y aprovechamos para descansar un rato. Daniel nos mencionó que nos había visto bajar demasiados relajados y nos instó a que en el futuro intentemos bajar siempre con pie firme y más concentrados incluso que en la subida.
Ahora venía, suponíamos la parte mas tediosa de lo que le quedaba a la jornada, desandar la morrena pero contrariamente a nuestras suposiciones, todo ocurrió muy relajado y con unos tiempos bárbaros. Parecía como si la Morrena nos fuera terreno familiar, sea de dia o de noche, subiendo o bajando. Avanzamos otra vez a cara de perro y cuando faltaban unos 20 minutos para dejarla atrás paramos otro lindo rato a descansar y a saborear lo conseguido.

Durante nuestro resuello, surgió la idea de estar esa misma noche en Huaraz. Eso requería de que salieramos a buen ritmo hasta los 4600 del campo Base, informaramos a Nicolas (el arriera), que estaría por las dudas ahí que bajabamos en ese momento, desarmaramos las carpas, juntaramos todo y siguieramos camino (ahora con menos peso) hasta cebolla pampa, para conseguir uno de lo ultimos taxis y a Yungay, ahí el trasporte público o cariñosamente la "combi asesina" hasta la esquina del Hotel en Huaraz. De solo pensar el raid a emprender en dos minutos me agoté estando sentado muy confortable en una piedra. Fer dijo que le copaba la idea, Lorenzo no opinó demasiado y yo dije que si la moción era esa, podía hacerlo, pero prefería hacer noche en mi bolsa sobre el aislante en el CB, que dado el cansancio acumulado no notaría la diferencia con la cama del Hotel. Cerramos trato. Una noche más a 4600 que para nuestra aclimatación actual era nada.

Así que seguimos y la caminata, subidas, piedras y bajadas incluidas me pareció terminar en un suspiro. Ya está llegamos al CB y arrancó uno de esos momentos que parecen explicar mi pasión por esto...sensación de plan que se cumple al pie de la letra, orgullo propio y orgullo de equipo, y la certeza de que no hay ninguno de esos grandes esfuerzos en el horizonte, solo respirar los suburbios de una hermosa cumbre. si si, acabo de descubrirlo mientras escribo, para eso subo montañas, para rascarme cuando vuelvo así que no me apuren. Que placer, para que agregar más palabras que acoten ese sentimiento? Después también elongar, ordenar el equipo, cenar, dormir, charlar huevadas con los colegas, tratar de aprender lo más posible del guia y la gente que sabe y a dormir.


DIA 13 (5 de Julio de 2007)

Vuelta a Huaraz con la misión cumplida

Con el pecho inflado porque la de ayer había sido otra gran cumbre y porque no nos había sido nada fácil pero la habíamos conseguido con mucho empeño, desarmamos todo y salimos rumbo a Cebolla Pampa para tratar de conseguir un taxi que nos arrimara de regreso a Yungay. A paso tranquilo desandamos el camino que nos había llevado al Campo Base y siempre con el Pisco, que no guiñaba un ojo, a nuestras espaldas. Por su parte el arriero con sus burros baja lo más pesado del equipo.

Una vez en Cebolla Pampa (al fonde de la quebrada de Llanganuco) subimos hasta el camino todo el equipaje y en minutos conseguimos el taxi que nos sacaría del Parque Nacional Huascarán y nos dejaría en Jungay. Mientras desandábamos el camino por el centro de la quebrada que se forma entre las elevaciones de los imponentes al Huascarán y Huandoy, aprovechamos para ver en detalle la cara del cerro más alto de Perú (el primero de los dos) que se desplomara en el año ´70 e imaginamos lo que debe haber sido ese momento en que el alud que se generó bajaba sin que nada lo detuviera hasta el pueblo.

Una vez en Yungay y a las apuradas para tratar de evitar un corte de ruta que estaba por producirse por parte del gremio docente, paramos a una de las "combis asesinas" (como las llama Toni) y tiramos todo el equipaje sobre la parrilla para recorrer el callejón de Huaylas de Norte a Sur. En esos vehículos y con los voceadores con 3/4 de cuerpo afuera se ven las escenas más increíbles para nosotros. La combinacion de gente, costumbres, paisajes hacen del regreso un rato entretenido, que se interrumpe sólo a veces entre parada y parada cuando nos contorsionamos para permitir que suban más y mas pasajeros en asientos que ya hace kilómetros no existen. Todo con la música de fondo del voceador indicando los destinos del servicio "Caruaz, Caraz, Huaraz.....Caruaz, Caraz, Huaraz", atípico para nosotros y quizá por eso, tan pintorezco (vaya a saber porque me siento una vieja de esas muy odiables cuando uso esta palabra......"pintoreeeezcu gordo", si hasta siento que arrugo la nariz!), quizá todo este escenario nos parece aún más hermoso ayudados por venir con nuestra tercer cumbre a cuestas.

Luego de que la combi nos tiró sobre la avenida a cuadra y media del hotel y de arrimar nuestros petates, almuerzo en un Resto muy coqueto (Bistro de Los Andes) y con muchos nombres franceses en un primer piso, frente a la plaza de armas que quizá algún día constituya una excelente vista para el restaurant, pero hoy, en construcción no es precisamente una vista agradabale para los ventanales del local.

Después de pasear por enésima vez por esa avenida que ya sentíamos que ibamos a extrañar muy pronto (sólo pensar en no sentir más las diabólicas bocinas de los taxis nos acercaban algo de consuelo), fuimos finalizando con las ultimas compras y tramites (entre ellos pasar por la agencia de Cesar, que resulto nuestro "benefactor pro Pisco" ante la derrapada de Vladimiro) para más tarde hacer nuestra última "gran incursión gastronómica en el corazón del callejon de Huaylas".
Cafe completito con ensalda de frutas y "toda la música" en lo que la guia Lonely Planet indica como "el lugar para tomar el mejor café en Huaraz" viendo pasar una verdadera ensalada de nacionalidades y observando un felpudo, a la entrada de la galeria con vista a la calle donde merendamos. Era llamativo porque estaba fabricado con una cuerda de escalada y no lograbamos descifrar como lograban armarlo

Por la noche en el taxi que nos pidió el padre de Vladimiro hasta la flamante nueva terminal (a poquitas cuadras de nuestro hotel) y que si no me equivoco hoy, mientras completo estas notas, Huaraz nos recibió en una terminal y nos despidió en una nueva.
Toda una nota de color fue que una vez sentados en nuestros lugares pasa un funcionario público (o un empleado de la empresa, no lo recuerdo bien) filmando una por una las caras de los pasajeros como medida de seguridad o algo así. En este colectivo fuimos hasta Lima (aunque antes de Lima, faltaba un largo cagazo producto de viajar en el piso de arriba de un doble piso en los caminos de montaña del próximos a Huaraz). Una vez fuera del Callejón, los movimientos raros desaparecieron y morfeo hizo su trabajo como el mejor.


DIA 14 (6 de Julio de 2007)

Llegada a Lima y algo de turismo tradicional

Llegamos a la terminal de lima (de las dos) que queda frente al estadio Nacional, que automáticamente me dispara una mezcla de sensaciones, entre la emoción y la nostalgia propias de cuando uno conoce una monumento relacionado con algo que respeta o que valora mucho. Vaya a saber si tienen que ver con eliminatorias, seleccion argentina, partidos, previa de aquella copa del ´86, Maradona y la marca de Reina en el ´85...vaya uno a saber.
En medio de un operativo digno de presidente o embajadores (más que nada por la hora de la madrugada y condimentado por un especie de bruma o neblina) tomamos un taxi que nos llevaría a encontrar al resto del grupo.
Bajamos del taxi, y creo yo que algo suceptibles por la salida de la terminal, los escasos segundos o minutos que tardaron en abrirnos en el Hostel, se nos hicieron largos con el flaco en esa vereda. Aún eran horas de la madrugada y se sentía como que estabamos a la buena de Dios y no en la mejor hora. Finalmente subimos y Pablo nos recibió con mate como le pidiéramos por mail desde Huaraz y no se si el mate, ver de nuevo caras conocidas o que, pero me invadia una sensación de dicha por estar en casa (o de estar acompañado quizá)
La casa de la familia Rodriguez tiene definitivamente una onda rara. Es uno de esas propiedades viejas (de unos 80 o 90 años quizas) con habitaciones inmensas, aberturas altìsimas y manejada (a diferencia de lo que uno està acostumbrado a ver en los hostel de argentina al menos) por un matrimonio de personas mayores, el matrimonio Rodriguez. Con el correr de nuestra estadìa ìriamos haciendo aun màs rico este viaje con las historias de Don Rodriguez, los comentarios sobre las visitas de la gente de la Guia de Lonely Planet (guìa x la cual fuimos a parar ahi), los años de recibir visitas de todo el mundo, detalles y recomendaciones para que conozcamos Lima lo mejor posible.

Por la mañana comenzamos por el Museo Nacional que a la altura que escribo esto, ya no me acuerdo demasiado de lo que vimos, solo recuerdo si, que el atractivo principal era una pieza de oro que se exponía al final del recorrido en una sala oscura y con la luz en la sala (tras un vidrio) sobre el atractivo principal del museo por esos días.
A la salida, hicimos una poquitas cuadras para un almuerzo contundente con algunos platos típicos peruanos, esto luego de que Guille en una feria al aire libre en las puertas del museo le consiguiera un libro que un compañero de trabajo buscaba hace años ("El gobierno socialista de los Incas" o algo así)

La mano seguía luego del almuerzo de museos y esas cosas. Seguimos a la tarde por Las Catacumbas de los jesuitas que si no recuerdo mal arrancaba el recorrido recorriendo un convento o algo por el estilo donde se apreciaban unas retratos inmensos sobre paredes de salas y galerias que daban al patio para que luego el "plato fuerte" fuera una buena "sopa de huesos". Ni ocurrente, ni excesivamente creativo lo mío. El plato fuerte decía, era bajar hacia las entrañas de la mismisima Lima colonial y recorrer galerias y recintos subterraneos donde había restos (huesos) humanos en cantidades incalculables. Parece ser que los fieles opinaban que estarían más cerca de Dios si, cuando listos de papeles, se guardaban sus cuerpitos debajo de iglesias, catedrales y edificios por el estilo. Esta costumbre duró hasta que las instalaciones fueron quedando desbordadas y la moda pasó a la fuerza a ser la de los cementerios como los conocemos hoy.


La catedral de Lima la recorrimos con Jesus (no el de la cruz sino uno de los guías del lugar) al cual Guille nos había pedido encarecidamente(el fue el día anterior mientras con Fer aún estabamos en Huaraz) que recurrieramos "No saben lo que es ese personaje, les va a encantar la catedral si la recorren con él". El azar quiso que fuera el nuestro guía y se encargó de hacernos interesante e importante cada metro cuadrado del lugar. Llegado un punto ya no sabíamos si eran dotes actores adquiridas o algo que traia desde la cuna, pero sembraba el suspenso, la duda, el miedo y cuando la tensión se hacia insoportable remataba con la información necesaria para devolvernos la calma. Tampoco le faltaba el humor para darnos detalles de los restos de Cortez (que están ahi) los materiales con que está construida la actual catedral (victima de caidas terremoto tras terremoto hasta que le encontraron la vuelta construyendola en madera, aunque parezca de material), datos de la vida de los quienes tallaron maderas, rostros, imagenes con una precisión increible, todo. De cada detalle del paseo Jesus, hizo algo memorable.

Bajamos un poco las revoluciones (porque a esta altura desde lo fìsico la jornada empezaba a ser tan demandante como cualquier de las de montaña anteriores) y merendamos tranqui en un barcito cerca de la peotanal y la plaza de armas para continuar taxi mediante en otro sector de la ciudad en Una feria gigante donde estaban desde los tipicos locales donde venden polos de todo tipo (remeras), pasando por artesanìas, instrumentos musicales, muebles (no recuerdo ni la zona de Lima donde se encontraba ni el nombre del lugar). Luego de que algunos aprovecharon para comprar los ultimos regalos, continuamos en otro taxi en una especie de "mini city tour" con algunos lugares que nos faltaban dando un paseo en auto para ver la la playa (el oceano pacifico) desde la ruta que corre por la costanera y ya yendo de vuelta hacia la zona de nuestro hostel, pasamos por otra zona centrica que es la que frecuenta la poblacion de mayor poder adquisitivo de la capital peruana.

Una vez de regreso en "nuestro barrio", nos desencontramos con Pablo en la pizzería frente a la plaza en que habiamos coordinado y después de esperar un rato, buscamos por la peatonal, un lugar mejor. Terminamos cayendo en una pizzeria. Un ambiente muy cálido hacía que la espera, quizá algo excesiva, de las pizzas no importara y junto a Guille, Noemí y Fer pasamos una de esas noches que se disfrutan segundo a segundo hablando de todo un poco. Sueños, planes, ideas y quizá también algún que otro delirio.


DIA 15 (7 de Julio de 2007)

Otro día en Lima para disfrutar tranqui y por la noche al Aeropuerto

Por la mañana esquivamos algunos gases lacrimogenos primero (creo que era el gremio docente el que estaba en lucha desde hacia varios días) y luego visitamos el museo de la inquisición. Una visita corta que no dejó de sorprenderme, no mucho pero algo había leido sobre la actividad de la Santa Inquisicion en España y parte de Europa pero desconocía la gran presencia de estos "buenos muchachos" en las colonias americanas.
A la salida del museo con Fernando optamos por una plácida y laaaarga estadia en un bar del primer piso frente a la plaza de armas con tostados, café con leche, jugo. Fer pasó en limpio sus anotaciones y yo hice huevo total tratando de no espantar sus musas. Miramos el cambio de guardia con una plaza que se veia hermosa favorecida por el hecho de que el transito estaba cortado en las calles de alrededor esa mañana. Mientras tanto Guille fue al museo del Arco y a Noemí no le quedó otra que acompañarlo
Para el mediodia nos volvimos a juntar y almorzamos a lo bestia para completar con flan con dulce de leche en una heladeria cercana.
Después de mucho pasear por Lima volvimos al Hostel de la familia Rodriguez a acomodar nuestro equipaje y la tranquilidad de la tarde solo se vio interrumpida por el paso de la marcha del orgullo gay por la calle del Hostel como estabamos en un primer piso altísimo, aprovechamos a verla desde el balcon y con Fer juntamos unos cuantos "saludos calidos".
Cenamos mucho pollo y mucha papafrita mientras mirábamos un partido de la Copa America, en una de esa "polleria" multitudinarias que parecen ser bastante habituales en Lima. Un ratito después de volver al Hostel, Don Rodriguez nos hizo llegar 2 taxis que nos llevaron directo al Aeropuerto. Inciamos los tramites de embarque y nos despedimos de Fer que seguia a Iquitos primero y a Cusco más tarde


DIA 16 (8 de Julio de 2007)

Lima - Santiago - Buenos Aires - Neuquen

No mucho para decir del día ya que arrancó a las 00.00 hs en el Aeropuerto de Lima, como un apendice de la día anterior y sin interrupciones, hacía instantes que terminábamos de hacer el check in y migraciones y solo quedaba esperar en preembarque que nos llamaran para nuestro vuelo. Ya habíamos vuelto a ser 4 (Noemí, Guille, Pablo y yo) dado que Lorenzo despuntaría un poco más el vicio en Waywash, y Fer completaría su viaje a Peru primero con la zona de Iquitos y luego con la de Cuzco, Machu Picchu incluido.
Una vez arriba de avión, solo quedaba dejar pasar el tiempo, dormir porque el cansancio era total. La escala en Santiago de Chile y por fin nuestra querida Argentina con sus queridos argentinos que de temprano nomás comenzaron con todo su repertorio de "agachadas", "rufianadas" y "viveza criolla". En eseiza nos despedimos de Pablo que iba a juntarse con su hija y nieta y en el colectivito de Tienda Leon nos fuimos con Noemí y Guille para retiro. Bajamos toda la pesadísima carga cerca de la parada de taxis y un maletero que desbordaba solidaridad vino corriendo a ayudarnos. Sin dejarno opinar cargó todo en su carro y se hacía olímpicamente el pelotudo ante nuestra pregunta, mientras entraba a la terminal de omnibus nuestro equipaje. "cuanto nos vas a cobrar?" interrogamos mil veces y cuando ya casi llegabamos a destino soltó un "dame 80 pesos" con el gesto claro de que no hacía precio. No se le movía un músculo al hijo (y nieto) de puta. "vos estas en pedo?" preguntó Guille dejando en claro que no le parecía ninguna oferta. Yo acababa de viajar de Ezeiza a Retiro por 30 pesos y alguien me quería cobrar 80 pesos por llevar mis bolsos por una distancia de 150 metros. Quizá "así nos va!" sea la unica frase que quepa. Almorzamos milanesas y se hizo la hora se subir al cole. Mi cerebro y mi cuerpo se desenchufaron y solo volvían a estar activos en una especie es espasmos ante el toquecito en el hombre de la asistente de a bordo para merendar y para cenar.


DIA 17 (9 de Julio de 2007)

De nuevo en casa....

Guille me sacude para que me despierte y me ponga las zapatillas, estamos en la estación terminal de Neuquén y ya no quedá más que bajarse, recuperar el bolso y buscar un taxi que nos lleve a casa. El frío en Neuquén es peor que en el Pisco cuando todavía no salía el sol. Acá tampoco hay sol (porque el Via Bariloche llegó 5 am, puntual como siempre) pero a muchímos menos metros de altura, el frío es cojudo che! Acá en la Patagonia......Fin del viaje, un viaje que salió tan bueno y que siento disfrutamos tanto todos, que resulta imposible pensar que no surja otra "sociedad" con esta gente a corto plazo para sacarle el jugo a algún lugar de la argentina, o el mundo.....


                                                                                                                                           HC